El Síndrome de Piernas Inquietas y la adherencia terapéutica

El Síndrome de Piernas Inquietas y la adherencia terapéutica

Un 10% de los españoles padece el Síndrome de Piernas Inquietas, según la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI), una enfermedad neurológica que influye en la calidad del sueño por la imperiosa necesidad de poner estas extremidades en movimiento cuando están en reposo.

Otros síntomas del Síndrome de Piernas Inquietas se encuentran en pinchazos, hormigueo, calambres o tirantez, que pueden manifestarse desde la rodilla hasta el tobillo inclusive. Y aunque en muchos casos alivia caminar, los masajes, el agua caliente, estirar o ejercer presión sobre la zona, casi la mitad de los afectados requiere tratamiento al tener un grado severo de la enfermedad, que consiste en fármacos en dosis muy pequeñas para luchar contra el párkinson.

El Síndrome de Piernas Inquietas, un tratamiento complicado

Según comentó Esperanza López, presidenta de Aespi, en el Día Mundial de Piernas Inquietas del año pasado, “hay un infradiagnóstico por los pocos profesionales expertos en esta patología”. Y el hecho de que no sea una patología muy conocida y de difícil diagnóstico, hace que el tratamiento del Síndrome de Piernas Inquietas sea muy complicado.

La dificultad del tratamiento puede influir en un aumento de la tasa de abandono del mismo, al que se suman otros factores en función de la patología tales como el económico, desaparición o minimización de síntomas, un cambio voluntario del tratamiento por parte del paciente o temor a posibles efectos secundarios. Y ahí, la tecnología juega un papel fundamental con programas de adherencia y cumplimiento para mejorar el tratamiento del paciente.

Repercusión socioeconómica de la falta de adherencia terapéutica

Uno de los mayores problemas sanitarios es la falta de adherencia al tratamiento, que produce grandes gastos económicos. Según un estudio epidemiológico publicado en la revista «Annals of Internal Medicine», la falta de adherencia terapéutica en Estados Unidos, que se haya detrás del 10% de los ingresos hospitalarios, conlleva un coste para los sistemas sanitarios que varía en una amplia horquilla, entre 100 y 289 billones de dólares anuales (millardos de euros, suponiendo paridad de ambas monedas).

Los programas de adherencia tienen beneficios para todos los agentes involucrados

Los programas de adherencia y cumplimiento, basados en rigurosos análisis cuantitativos y cualitativos del no cumplimiento, consiguen aumentar la adherencia terapéutica a través de recordatorios vía SMS, email, voz, gaming o Apps o consejos y refuerzo para la educación y el control sobre la enfermedad.

Pero no solo tienen beneficios para el paciente, al mejorar su salud gracias a un cumplimiento del tratamiento, sino para el profesional sanitario, al ofrecer un servicio de valor añadido; el laboratorio, por la disminución de la tasa del abandono; o las autoridades sanitarias, pues repercute en un menor gasto sanitario al reducirse reingresos y visitas a urgencias.

Ejemplo de programa de adherencia y cumplimiento en el Asma:

programa de adherencia terapéutica

 

 

Diego Ochoa

About Diego Ochoa

Responsable de Marketing en Quodem

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.