La nueva era del paciente en el sector salud

La nueva era del paciente en el sector salud

En la definición del futuro del sector salud, además de la búsqueda de un modelo efectivo y eficiente y el auge de las nuevas tecnologías (MHealth), hay dos factores que están teniendo una enorme influencia: los cambios en la población y sus valores que conducen a un sistema sanitario concebido como un servicio, individual y basado en la calidad; y, sobre todo, el papel del paciente. El paciente digital.

En primer lugar, el envejecimiento de la población, la proliferación de enfermedades crónicas como la diabetes y el aumento exponencial de personas con enfermedades mentales (como la depresión, la esquizofrenia, la bipolaridad o la demencia), demuestra la necesidad de realizar un cambio hacia una nueva medicina que mejore el diagnóstico y los tratamientos. Una medicina predictiva, personalizada, participativa y, por lo tanto, muy diferente a la tradicional.

Medicina tradicional Nueva medicina
Basado en la población Individualizado
Aislado, en la consulta del médico En el día a día, monitorizando en tiempo real
El médico ordena pruebas y análisis El paciente genera datos
Historial médico interno, no accesible El paciente posee el registro de los datos
Caro, tecnología punta Chips más baratos
Limitado Transversal y global

 

Fuente: “El paciente digital. De la disrupción a la transformación digital del sector farmacéutico”. Coolhunting Group

Aunque en el envejecimiento de la población el paciente no tiene un papel voluntario, donde si resulta decisivo es en su actitud en el sector sanitario. Y es que, tal y como recordó Rafael Palomino, Director Ejecutivo de Quodem, el Value Based Healthcare y el problema de la última milla, si hay algo que ha cambiado en los últimos años drásticamente, ha sido el paciente: «Una vez que la universalidad está garantizada, exigimos tener las mismas oportunidades de curación que nuestro vecino, para lo cual necesitamos conocer (y por lo tanto medir) la calidad de los tratamientos clínicos a los que nos someten nuestros proveedores de salud. Y eso es algo que permite la nueva medicina», comenta Palomino en el post.

Por lo tanto, el cambio cultural en el paciente es evidente: demanda más información y exige tener las mismas oportunidades de curación que el resto.

El paciente puede ser cuantificado, empoderado o implicado

En función de esto, podemos establecer una clasificación del paciente y su vínculo o grado implicación en el cuidado de su salud:

1. Paciente cuantificado. Aquél que hace uso de las aplicaciones móviles, tecnología wearable y cloud computing. Aquí destacan los pacientes de diabetes, ya que, según un estudio elaborado por la ASD, la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Federación Española de Diabetes (FEDE) y Abbott Diabetes Care, el 43% de los pacientes con esta enfermedad hace un uso regular de estas soluciones digitales, un porcentaje que se encuentra por encima de la media de la población general, con un 33%.

2. Paciente empoderado: al hacer más uso de la tecnología, el paciente está más informado que nunca y es capaz de tomar más decisiones. Sin embargo, también corre el riesgo de caer en la cibercondría, es decir, en el síndrome de consultar compulsivamente los síntomas padecidos en un buscador de Internet en vez de consultarlos con un médico. Según datos de la Oficina Europea de Estadística, el 55% de los españoles utilizar Internet para búsquedas de información sanitaria, un dato que está por encima de la media europea, con un 53%.

3. Paciente implicado: el compromiso del paciente se puede dividir en cinco niveles:

  • El consumidor de servicios de salud: pacientes como consumidores de servicios de atención médica
  • El conectado: el que gracias al uso de la tecnología facilita la fluidez de los resultados de las pruebas, la programación de citas y la información en general
  • El contribuyente: paciente como contribuyente en la documentación de su historia clínica
  • El que consulta: busca activamente a su equipo de atención de salud con preguntas, información y educación más allá de la visita tradicional al centro médico
  • El que establece desafíos: consiste en un paciente comprometido que maneja activamente su salud; establece objetivos de bienestar (dieta, ejercicio físico…) con acceso completo a información medial y equipo de atención

pirámide del paciente

Conclusión: el paciente está en el centro del sistema

El sector salud está evolucionado a una medicina basada en resultados que nos guía hacia un paciente que, siendo el centro del sistema, valora los resultados positivos que un tratamiento ha tenido sobre su enfermedad y su calidad de vida; premiando de este modo la calidad frente a la cantidad. Este modelo es conocido como Value Based Healthcare.

En este nuevo paradigma, en el que el profesional sanitario o el servicio médico será valorado en función de sus resultados positivos y no por el volumen de pruebas e intervenciones realizadas, cobrarán más protagonismo los dispositivos de medición de la actividad, la telemedicina y el big data. Un nuevo escenario que conlleva la transformación del sector salud en el que el paciente tomará el control. La era del paciente digital.

Diego Ochoa

About Diego Ochoa

Responsable de Marketing en Quodem

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.